Si miras el
el número de vecinos según su espacio,
Castellón la provincia en la que
más desagregado hay gente y con una gran diferencia. Hay 88,26 vecinos por km2. Valencia está un poco más poblada, con 239,75 habitantes por km2 y el récord se lo lleva
Alicante con 323,2 por km2; figura que
tripleles sin castellón.

Si bien podríamos pensar que las densidades de población son mayores en las capitales de provincia, no son las que dominan los primeros lugares. Definitivamente,
Valencia una persona honorable argumenta
la décima posición con 5.743,93 habitantes / km2 y Alicante se lanza al trigésimo sexto lugar, con 1.676,80 y Castellón al cuadragésimo primer lugar, con 1.565,36 habitantes / km2.

¿Quién va por delante? Bueno, las ciudades dormitorio que rodean la capital. Los dos primeros están ubicados,
Emperador y Mislata, más de veinte mil vecinos por km2, con 26.461,54 y 21.811,02 respectivamente. También tienen más de diez mil
Benetússser (19.255,46),
Tabernas blancas (12.532,61)
y Burjassot (11.217,19) seguido de Alaquàs, Paiporta, Xirivella y Sedaví con cifras algo más bajas. En esta clasificación de hacinamiento también destacan las poblaciones muy reducidas o con pocos términos municipales. Por ejemplo, el Emperador tiene solo 0,026 kilómetros cuadrados, que ocupa la primera plaza y Llocnou de la Corona, Benirredrà, Tavernes y Benetússer también tienen menos de un kilómetro de término entre los veinte pueblos con mayor densidad.

¿Y dónde vives tan abarrotado? Pues en las localidades del interior y serranía de la Región.
Castell de Cabres y Vallibona son los que tienen menor densidad con
0,72 vecinos por km2, seguida de Puebla de San Miguel, con 0,96 y La Pobla de Benifassà y Ares del Maestrat con vecino y pico por kilómetro. Sea como sea, ya sea más o menos concurrido, todos los municipios valencianos tienen sus horrores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.