Torre de control del aeropuerto de Manises. / Kai Forsterling / EFE

Policía identifica a empresario por posible incumplimiento de la Ley Penal Aeronáutica tras localizar fuente de luz

javier martinez

Piloto de pasajeros de Ryanair de Ryanair
deslumbrado por una pistola láser instalada en la zona de ocio del puerto de Valentia poco después de la salida del aeropuerto de Manises. El incidente se registró sobre las once de la noche del pasado viernes y activó el protocolo de emergencia para estos casos con alertas inmediatas a la torre de control y a la Policía Nacional.

Según fuentes de Aeropuertos y Aeronáutica de España (Aena), los dispositivos de navegación del avión encontraron el haz de luz en la zona de ocio del Puerto Deportivo de Valencia. Tras recibir el aviso del deslumbramiento, una patrulla de la Policía Nacional se desplazó hasta el lugar señalado por la torre de control.

Los agentes, que solo tardaron unos minutos en llegar, comprobaron que la pistola láser seguía funcionando con una potente luz giratoria apuntando al cielo, por lo que se reunieron con el propietario de un centro de entretenimiento, que en un primer momento no cooperó, y le pidió que lo hiciera. apagar el dispositivo debido al riesgo para la seguridad de la aviación.

La Policía identificó al empresario y le informó de las posibles consecuencias de una posible infracción de la Ley Penal y de Procedimiento de Navegación Aérea. Al complejo de ocio acudió también un mando de la Policía Nacional para supervisar la actuación de los primeros agentes, que se mostraron muy pacientes con el comportamiento del presunto infractor.

“Es mentira que nuestros cañones se deslumbraron en el avión. Se enfrentó a otras dos armas ligeras de la Marina en dos eventos musicales, y nuestro dispositivo está instalado legalmente y nunca ha brindado ningún inconveniente”, confirma la empresa.

“Nuestros láseres han estado fuera del alcance de cualquier vía aérea durante siete años, tienen un alcance máximo de 30 metros y funcionan unos doscientos días al año. Parece que hubo una llamada de una aerolínea que envió la luz al área del puerto. , donde hubo más eventos el viernes y gente que puede apuntar con un puntero a un avión, pero nuestros láseres no iban”, dice el dueño del centro de entretenimiento.

Según los expertos aeronáuticos, el láser obstruye una buena visión de los instrumentos ópticos en el hueco de un avión, como las cámaras de aproximación, porque la luz rebota en el cristal y evita la distracción. Tanto las maniobras de aterrizaje como las de despegue requieren concentración del piloto y la distracción puede tener graves consecuencias.

Hasta cinco años de prisión se puede castigar con un puntero láser o una pistola en Estados Unidos, pero la Ley Penal y Procesal Aeronáutica española solo lo considera una falta. “Los que enciendan luces, prendan fuego, emitan señales radioeléctricas o de cualquier otra forma que puedan entorpecer la aeronáutica, serán reprimidos con prisión no mayor de treinta días y multa, si de ello no derivare perjuicio”, dice, artículo 66. .

No obstante, la Ley de Seguridad de los Ciudadanos califica como muy grave la «proyección, mediante cualquier tipo de dispositivo, de arrendamientos ligeros sobre pilotos o conductores de medios de transporte que puedan cegar o distraer su atención y provocar accidentes». Según esta ley, los infractores son multados entre 30.001 y 600.000 euros.

Tres destellos más

Las mismas fuentes informaron de que Aena tuvo otras tres cegueras sobre pilotos de aviones comerciales con pasajeros el viernes por la noche mientras maniobraban para aterrizar en el aeropuerto de Manises.

Los dispositivos de la aeronave detectaron las puntas láser en la zona de Ribarroja. Tras la aplicación del protocolo de seguridad, la torre de control emitió una alerta y alertó a la Guardia Civil de la ubicación de los haces de luz, aunque las patrullas de turno en la zona no pudieron identificar al autor de la persiana.

«Los tres aviones aterrizaron con normalidad», según Aena, pese al riesgo de que los pilotos se vieran perturbados por las maniobras. En el caso de la pistola láser ubicada en Marina Beach Club, el potente haz de luz ingresó durante unos segundos a la cabina de la aeronave.

El avión acababa de despegar del aeropuerto de Manises con destino a Bolonia y proseguía su vuelo normal después de que se comunicara el incidente a la torre de control. Algunos pasajeros que viajaban por las ventanillas también vieron el potente láser.

La proliferación de punteros láser, que muchos menores compran como juguetes, ha provocado en los últimos años una serie de espectaculares aventuras de pilotos en las inmediaciones del aeropuerto de Manises.

Según los datos facilitados por Aena, solo en el 3% de los casos se identifica al culpable. El protocolo de la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) establece la notificación inmediata a la torre de control del aeropuerto, Policía Nacional y Guardia Civil para localizar y sancionar la causa del deslumbramiento. Con este procedimiento, las fuerzas de seguridad del Estado reciben los datos de localización del láser más rápidamente cuando el piloto está cegado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.