Ana Isabel Gómez, derecha, llegó primero a los Besamanos de la Virgen. / LP

Cientos de valencianos acuden a la Basílica para pedir el fin de la pandemia y agradecer su salud

«Es la primera vez que me convierto en la primera persona en correr delante de la Virgen en los Besamanos y estoy muy orgulloso de ello. Llegué a las 4.45 de la mañana y valió la pena esperar para ver y estar con la Mare de Déu ». Así se expresó Ana Isabel Gómez, vecina de Borbotó, que quiso agradecer a la Virgen Abandonada la protección brindada durante la pandemia.

Esta vecina no dudó en hacerse un autorretrato justo cuando corría frente a la Virgen y explicaba “cuando llegué a las 4.45 horas no había nadie en la plaza. Otros años ya había cola, pero esta vez me sorprendió. Me refugié en un horno y vi que los trabajadores habían venido a poner las vallas y yo ya les había puesto la primera ».

Esta mujer de 45 años recuerda «hace muchos años nos sacaron una foto que se publicó en la prensa donde vine a los Besamanos con mi abuela, mi madre y mi hija y para mí es muy especial estar hoy aquí».

Como Ana, son muchos los valencianos que han estado asistiendo a este apasionante acto, según explica José Luis Albiach, presidente de Seguidores de la Virgen. “Como hacía frío, abrimos a las 6.55 de la mañana, para que la gente no pase frío en la calle. Es muy importante para nosotros poder retomar esta acción que no pudimos hacer en 2020 o mayo de 2021 por la pandemia.

Los Besamanos comienzan con la amenaza de lluvia en Valencia

Para que todo funcione a la perfección, cien voluntarios se unen a la organización, suben la temperatura en la entrada de cada parroquia, les aplican un hidrogel y les dan un sello conmemorativo. Además, un grupo de personas limpian constantemente los bancos y el interior de la Basílica para evitar contagios.

Una vez dentro del templo, la gente celosa no puede besar la mano de la Virgen «pero la respetan, muchos de los asistentes han entregado pañuelos, sellos o máscaras a la Virgen e incluso hay personas que pueden arrodillarse y rezar por ella», añade José. Luis y su hija Laura Albiach.

Pese al clima frío y lluvioso, la gente no quiso faltar a la cita, aunque a primera hora de la mañana la cola no era otros años, cuando se celebra con un sol intenso y la plaza llenándose.

Servidores en la acción Besamanos. / Jesús firma

Entre los contactados esta mañana se encontraba Ángel Berlanga, de 90 años. «Teníamos muchas ganas de volver a Besamanos y, a pesar del frío y la lluvia, estamos aquí. Venimos a pedir salud, a orar para que pase la pandemia y a agradecer a Dios, no hemos perdido a ningún familiar porque actuamos bien y obedecimos las reglas.

Otra mujer, Dolores Tello, se ha mudado de Llombai. «Volvemos a los Besamanos y eso es muy importante para nosotros. Venimos a dar gracias porque estamos aquí a pesar del Covid y a pedir trabajo y salud ”,

Alicia Cudris, una vecina del centro de Valencia, dice “esta es la primera vez que vengo. Tuvimos una pandemia emocionante porque mi abuela de 99 años murió, pero espero que esté en un buen lugar en el cielo. Vengo a agradecer que todavía estemos aquí ».

María José Tortajada, una vecina de la zona de la calle Sagunto, explica que «venimos a buscar salud y nuestros hijos no se quedan sin trabajo y podemos celebrar la Navidad y las infecciones no van a aumentar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *