La Dirección de Urbanismo ordenó la suspensión inmediata de una residencia de estudiantes en Los Remedios que estaba ocupada por particulares incompletos, lo que provocó graves daños a la salud de los vecinos que culminó con la apertura de un proceso de la Policía Local por delito contra el medio ambiente a los propietarios.

Los técnicos de gestión exigen al propietario de la residencia de estudiantes sita en el número 12 de la calle Virgen del Monte que legalice en un plazo de dos meses el derribo de los tabiques interiores y una nueva distribución con el siguiente resultado: en planta baja, tres habitaciones cama, cocina y sala; en el primer, segundo y tercer piso seis habitaciones por piso; y en el área de deck de alberca y solarium.



El edificio original constaba de tres viviendas, una en planta y un local en planta baja. El informe del Servicio de Licencias e Inspecciones Urbanísticas de 19 de octubre de 2021, confirmado en ley por el Procurador del Servicio de Secretariado y Asesoría Jurídica, confirma la inadmisibilidad del recurso por extenso trámite.

El caso se remonta a marzo de 2020, durante los primeros momentos del parto establecidos por el gobierno central para detener la propagación de la pandemia Covid-19. Fue entonces cuando comenzaron a celebrarse fiestas privadas en el edificio, donde vivían más de una veintena de estudiantes universitarios. La seria preocupación por el ruido de estas fiestas provocó la desesperación de algunos vecinos y su necesidad de tratamiento médico ante la imposibilidad de conciliar el sueño durante meses, según la Policía Local.

La planificación urbana requiere que la propiedad sea legalizada en un plazo de dos meses.

Agentes de la Policía Local intervinieron reiteradamente para evitar las molestias y relajamiento de los vecinos, así como el incumplimiento de las medidas sanitarias puestas en marcha durante la pandemia, cuestión por la que se disculparon cuando todos vivían o la mayoría de ellos en el mismo edificio. Este tipo de concentración provocó el rechazo por parte de la Policía Local de una decena de jóvenes que no cumplieron con el decreto del estado de alarma.

La base de estos anales se encuentra en un inmueble rehabilitado para actividad de alquiler de habitaciones para estudiantes universitarios por una empresa especializada en ofrecer alojamiento a jóvenes que vienen a Sevilla con becas Erasmus. El edificio de la calle Virgen del Monte cuenta con 21 habitaciones en alquiler, cinco baños, un aseo, una cocina compartida y áreas compartidas e incluso una piscina en la terraza.

Este tipo de alojamiento ha sido investigado, durante meses, por el grupo de Policía de Turismo de la Policía Local, que continúa en esta línea de trabajo para detectar posibles irregularidades administrativas. La Unidad de Mediación Nocturna realizó frecuentes visitas al local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *