Saltar al contenido
Portada » Noticias » “La persecución de la fe no viene del pasado”

“La persecución de la fe no viene del pasado”

Sevilla

Actualizado:

Ahorrar

Victoria en la Catedral de Sevilla. Un total de 27 mártires dominicanos fueron asesinados por su fe en la Guerra Civil Españolaentre el verano de 1936 y principios de 1937, este sábado en un acto presidido por el cardenal Marcello Semeraro, rector del Pueblo para las Causas de los Santos, con el arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saízy hermano gerard timonermaestro general de la Orden de Predicadores.

La ceremonia comienza con la procesión inaugural que recorriendo el templo entre un numeroso público y en el que el Cardenal Semeraro recordó el martirio del Siervo de Dios: Hermano ángel marino Álvarez y diecinueve compañeros, Fray ein aguilar Donis y cuatro compañeros, Pérez fértil Márquez y hermana ascensión de San José, a quien la Iglesia en adelante alaba «como ejemplo»

Durante la confesión, el cardenal Semeraro subrayó que los siervos proclamados de Dios eran víctimas. de la misma persecución que ha causado la muerte de miles de cristianos y subraya que la persecución no son una realidad del pasado. “Hoy también hay sufrimiento, ya sea de manera cruenta como tantos mártires contemporáneos o de manera más sutil a través de la calumnia”, dijo, pidiéndonos que miráramos el ejemplo de los mártires “que se sienten consolados” y explicó que las dificultades. sufrieron que los mártires tuvieran «una victoria que a los ojos del mundo está por vencer».

Sor Ascensión de San José fue torturada por negarse a blasfemar y pisotear la cruz. Sus asesinos agarraron su cráneo

«Nuestros Beatos eran personas muy diversas por su carácter, sus historias personales, pero habían unido Santo Domingo carisma y una unificada elección de carrera, coherencia y generosidad”, dijo. Entre ellos ha destacado la figura de una mujer, Sor Ascensión de San José, cruelmente torturada. Le pidieron que blasfemara y pisoteara la cruz, a lo que la monja se negó lo que sus traidores tomaron de su cráneo. Murió alabando a Cristo y alabando al Santísimo Sacramento.

Leer también:  Más de 30.000 personas han pasado ya por el Festival de Cine de Sevilla

Además, el cardenal ha subrayado que estos cristianos, a través de su testimonio, nos hacen hacernos preguntas irreparables: «¿Por qué son así? ¿Por qué viven así?». Como dijo, sin embargo, el Papa escribió, para difundir el Evangelio, «no se puede esperar que todo lo que nos rodea sea favorable». «Vivimos en una red política, mediática, económica, cultural y religiosa que obstaculiza el desarrollo social y dificulta la vida cristiana y en el que incluso puede ser mal visto, dudado, ridiculizado”, anunció el cardenal.

Marcello Semeraro ha argumentado que todos fueron asesinados por odio a la religión. entre 1936 y 1937 y que todos profesaron fielmente la vocación cristiana y se consagraron al anuncio del Evangelio de Jesús.

El rito

El momento más solemne de la ceremonia. era el rito de la beatificación en la que el Arzobispo de Sevilla, José Ángel Saiz, pidió al Papa Francisco que enrolase en el número de los bienaventurados a los siervos de Dios: Fray Ángel Marina Álvarez y diecinueve compañeros, Fray Juan Aguilar Donis y cuatro compañeros, Fructuoso Pérez Márquez y Sor Ascensión de San Jose.

El decreto de beatificación implica, en adelante, a todos ellos Pueden ser llamados bienaventurados y su fiesta puede celebrarse el 6 de noviembre. de cada año en los lugares y según la norma establecida. Tras la lectura del decreto del bautismo, se expuso en la Catedral de Sevilla colgado con las fotos todos ellos. A continuación, el Arzobispo de Sevilla agradeció al Papa Francisco por salvar a los siervos de Dios y, junto al cartero general de los santos de la Orden de Predicadores, recibió la carta apostólica del cardenal.

Leer también:  El Ayuntamiento entrega los Premios 'Sevilla, Fin de la Igualdad' a mujeres y entidades que han destacado en la ciudad en ámbitos como la investigación, la educación, la sociedad, el deporte, la comunicación o la literatura

La lista

Bienaventurados los recién llegados los sacerdotes Angel Marina Álvarez, Manuel Fernández (Herba), Natalio Camazón Junquera, Antonio Trancho Andrés, Luis Suárez Velasco, Eduardo Sainz Lantarón y Pedro López Delgado. También Francisco Santos Cadierno y Sebastián Sáinz López, estudiantes religiosos.

También han sido golpeados los cooperativistas Arsenio de la Viuda Solla, Ovidio Bravo Porras y Dionisio Pérez García, así como Fernando García de Dios, novicio para hermano cooperador. También figuran en la lista Antolín Martínez-Santos Ysern, novicio al clero; Paulino Reoyo García Santiago Aparicio López y Ricardo Manuel López y López, estudiantes profesos. También José Garrido Francés, párroco; Justo Vicente Martínez, estudiante de magisterio y Mateo (Santiago) de Prado Fernández, hermano de cooperante.

Juan Aguilar Donis, Tomás Morales Morales, Fernando Grund Jiménez, sacerdotes; Fernando de Pablos Fernández y Luis María (Ceferino) Fernández Martínez, hermanos cooperativistas; y Fructuoso Pérez Márquez, dominicano laico, completan la lista a la que se suma una sola mujer, .i. Hermana Ascensión de San José (Isabel Ascensión Sánchez Romero en el siglo), una monja dominicana cruelmente torturada.

Míralos
puntos de vista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *