Saltar al contenido
Portada » Noticias » El cortometraje que representa a los inmigrantes en Alemania

El cortometraje que representa a los inmigrantes en Alemania

Lo que debes saber sobre el cortometraje que representará a los inmigrantes en Alemania. En una entrevista con Who, José Mateos Mariscal detalla el proceso creativo de “Un español en Alemania”, director de la serie “Emigrantes en Alemania”, que competirá por ser el Mejor Cortometraje Extranjero exportado de Alemania a España. Tu director Un mehdi tahir.

Me gustaría hacer una presentación durante el Festival Internacional de Cortometrajes en nombre de “Emigrantes en Alemania” y en su calidad de productor,
Un mehdi tahir, Nacido en Marruecos Casablanca, el director de esta película, que hace su película por primera vez, es un ciudadano de Madrid, que recuerda cómo la violencia del crimen organizado reduce la calidad de vida de las zonas más vulnerables de Alemania y, principalmente, de los inmigrantes. cuenta Un mehdi tahir, «Emigrantes en Alemania» existe desde hace unas semanas, queremos llegar a nivel nacional y al mismo tiempo dar la vuelta al mundo en festivales de cortometrajes. Tuvimos la oportunidad, después de filmar y filmar, que esta fuerza no se diluyó, pero todos los días han salido cosas positivas, además de que «Emigrantes en Alemania» reflejará la cinematografía de los emigrantes en Alemania.

Para José Mateos Mariscal Lo más importante no son los premios ni las referencias ni las posibles selecciones del cortometraje, sino la pasión con la que se desarrolló, que cuenta con una bonita historia personal:

Historia familiar, Mata Hernandez “Fue un viaje muy lindo con un cortometraje que habla de un tema, a veces difícil la emigración, dicen que es sensible entre los españoles, pero yo solo quiero hacerlo de una manera que no pierda esa verdad, pero eso no fue ‘ Es tedioso, aburrido, pero puede tener mucha profundidad y llevarte a un gran viaje cinematográfico ”, enfatizó. José Mateos Mariscal .

«Para mí es muy importante dejar al público pensando profundamente, al salir de la sala, como vemos en el cortometraje»: «Que salgan transformados, sensibles, que sientan empatía por los personajes y creo que lo que llamado “Emigrantes en Alemania”, “que hablan de algo que sabemos, que es importante ver en nuestro cine”.

El español que se vio obligado a emigrar

En 2008 mi esposa y yo regresamos a Zamora (España) después de unos meses de ausencia porque vivíamos en Guadalajara (España). En ese corto tiempo aprendí cómo era vivir “normal” con una pequeña empresa constructora metálica, a pesar de que no estábamos de vacaciones sino ocupándonos de un problema mayor: ser nuestro trabajador autónomo. Tuvimos la oportunidad de dedicarnos solo a nuestros hijos, sin preocuparnos por almacenar alimentos, ni temer nuestro desalojo; para que volver a casa desde Zamora (Esapaña) fuera “feliz” como los anteriores. Sin embargo, volvimos con una deuda de préstamos bancarios por lo que no era posible pensar en la emigración en este momento.

Pasó el tiempo y los niños se fueron, creciendo Nos hacíamos mayores, Nuestros respectivos padres murieron (uno a cada lado) y yo fui arrestado, cada vez más seguido, con un extraño sentimiento profundo en el lugar en el que pasé toda mi vida Zamora (España). Incluso estaba “perdiendo” a mis compañeros profesionales porque acababan de empezar a salir de España.

La soledad fue espantosa. La emoción es difícil «emocionalmente» después de la emigración «física» … Pero la emigración «emocional» sin desplazamiento físico es devastadora. Mientras tanto, las oportunidades, los clientes, y cada vez todo era más pequeño y nítido. Lo único que aumentó fueron las deudas.

Como siempre mantuve una relación cercana con mis amigos, me mantuve en contacto con ellos y poco después de que me contaran sus asombrosos logros en el exterior, incluso me agradecieron mi amistad. Entonces comencé a preguntarme cómo mis obras de caridad podrían permitir que otros hicieran lo que yo también quería hacer, pero no me atrevía.
Aún sin decidirme por un destino, comencé con mi esposa a preparar todo. Intentamos dejar a los niños con al menos una licenciatura y un posgrado para que pudieran ayudarse a sí mismos al aire libre y comencé a hacer un ejercicio de vida dejándome fluir hacia la meta. Lo único a lo que no estaba dispuesto a renunciar era estar al menos en el mismo país donde estaban mis dos hijos (ese precio era muy alto para mí, ya que crecí sin familia. En septiembre de 2010, tres (policías) sorprendieron Yo con mi familia en el estacionamiento del sótano de nuestro edificio para proceder con nuestro desalojo de la casa, (desalojo emitido por televisores5) nos amenazaron con un desalojo que sería una fuerza, nos obligaron a la salida de la casa. 30 de la mañana, y llovía a cántaros. En casa estaba mi hija (que dormía en su cama), mi hijo y yo, mi mujer en el patio de la casa. No solía salir solo lo absolutamente necesario para « minimizar los riesgos ”.

Cuando la policía entró a la casa, sin aparente violencia, me seleccionaron como su “guía turístico” para el recorrido por la casa, entregándome los objetos de valor. Me pidieron que me diera «los Rolex» como garantía por el dinero que le debíamos al propietario (cosas que no teníamos). En resumen, empacaron 30 años de trabajo con nuestro propio vestuario.

Me las arreglé para salvar muy pocas cosas (incluso se llevaron los pocos tesoros que guardé «por si acaso», los vendieron por necesidad desesperada de hambre. En España hay una ley, en desalojo, todo lo que queda en la casa, te perderlo, con la fecha de salida, si vaciabas la casa, se pierde. Cuando pensamos que no podía ser peor, me pidieron las llaves del auto, mi asiento cordobés, con embargo judicial, el que solía hacer. ir a trabajar cuando los acompañantes se fueron y rápidamente trajeron a casa una «burbuja» ahora desaparecida. Habíamos comprado las cuatro llantas, el parachoques y la batería del auto,

¡Con el coste que costaría conseguirlo todo en un país como España sin trabajo!

Esa noche pensé y pensé, volviendo la cabeza, que terminaría los cursos de formación profesional e iría a Alemania, la misma ciudad donde mi tío, un ex obrero de la construcción, emigró a la madre. Mi esposa y yo hablamos de ello y acordamos que me daría una prueba de seis meses en Alemania, después de considerar las cosas durante el mes y medio que estaríamos allí.

Decidí meter un poco más de ropa de invierno en la única maleta de 23 kg que venía incluida con el billete y el 2 de julio de 2013, mi familia y yo nos quedamos en Madrid. Mi esposa regresó a Zamora y tres meses después estaba de regreso con nosotros en Wuppertal Alemania. Sin embargo, todavía no nos sentíamos seguros de quedarnos en Alemania, Alemania, y compramos billetes para volver a España en junio de 2017; pero poco antes de una fecha de viaje, una aerolínea hizo Niki Lauda operaciones cerradas. Decidimos tomarlo como una muestra y nos quedamos en Alemania.

Mi esposa decidió no regresar a España por ningún motivo después del desalojo tras el desalojo. En enero de 2019, su padre de 80 años se sometió a una cirugía de cáncer de colon. A poco más de un mes de su operación, murió, perdimos la despedida, después de lo que sufrió en un país, no protege a sus ciudadanos del destino, fue mejor que su fuerza.

Valoramos España y nos encanta. También estamos muy agradecidos a Alemania, por su cálida acogida y coherencia, por todo lo que nos gusta: “una gran ciudad con corazón de pueblo”. No me gusta izar banderas, pero si tuviera que hacerlo hoy izaría dos: Alemania y España.

Casi ocho años después de mi llegada, logré ingresar gradualmente al mercado laboral. Conseguí subirme al último tren que me permitiría volver a contarme y es que no empecé con 30 años de experiencia a mis espaldas. Durante mi primer año en Alemania trabajé, en agencias de soldadura temporales, ahora trabajo para el Ayuntamiento de Wuppertal en la recolección de basura. En el segundo año comencé a escribir el número de serie “Español en Alemania” llegué a los ocho capítulos y actualmente quiero hacer cortometrajes, tener voz y abordar el arduo trabajo de la emigración española en Alemania, durante el tercero mi serie tuvo setenta capítulos , Estuve con mi serie durante cinco años y cruzando los dedos, películas de emigración enfrentando inmigrantes de España En Alemania, los inmigrantes tienen mucho que decir, historias que ponen la piel de gallina y escalofríos, historias de amor e historias que no dejan indiferente a nadie, historias que nunca han sido contados. Son las difíciles circunstancias de esta vida las que nos hacen ver el valor de todos nosotros, de los que se han visto obligados a emigrar y de los que se han quedado, de los que han dado su vida, su salud o su libertad. Todos tenemos la maravillosa pequeña tragedia que contar. Todos somos héroes hasta cierto punto. Sin embargo, seremos tan completos que si esta fuerte experiencia nos hace más virtuosos, más justos, más solidarios, más compasivos y para defender los verdaderos valores y principios sin complejidades y jurar que nunca permitiremos que un pequeño grupo de ineptos y ladrones tienen un gran impacto en la gran cantidad de personas bien intencionadas en el país en el que estamos, más que en el mundo.

Web | Otras publicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *