Vivian lanza un penalti sobre Hugo Duro, pero ni el árbitro ni el VAR consideraron que fuera la pena máxima. / AFP

La delantera estalla ante la pena máxima no señalada por el árbitro

james lita

Hugo Duro es el gran protagonista del partido Athletic Bilbao – Valencia CF disputado este jueves en el estadio vasco de San Mamés. El delantero madrileño completó una jugada de remate para igualar el gol original de Raúl García y en el tramo final del partido fue una clara traición dentro del área que ni el árbitro ni el VAR decidieron que había que prescribir la pena máxima que los chicos de Bordalás pudieron dar la vuelta a la luz.

El Valencia vive de San Mamés y todo se arreglará en Mestalla

Minuto 90. Hugo Duro afronta en solitario la espalda del Athletic de Bilbao. Una vez dentro del área, entra como un tren la local Vivian, que derriba al delantero valencianista, sin opción a pelear por el balón. La acción luego finaliza, provocando que Duro explote ante la pasiva del árbitro. Munuera Montero no sintió que la presión clara, con el 1-1 en el marcador, no fuera suficiente para pitar penalti. La última esperanza se asentó en la sala del VAR, pero los árbitros que también estaban allí no parecían haber visto, en unos cuantos tiros y repeticiones, que la medida de Vivian sobre Duro no era penalti.

La oposición valenciana no podía creer que ni el colegiado sobre el césped ni el de la sala del VAR, Iglesias Villanueva, consideraran la presión manifiesta como pena máxima. El alboroto de Hugo Duro dio la vuelta al asunto, pero no pidió penalti, sino que Munuera Montero le mostrara la tarjeta amarilla al delantero por las reiteradas quejas sobre el claro laudo arbitral. El Athletic se deshizo del claro penalti y la eliminatoria está totalmente abierta tras la vuelta de Mestalla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.