El alcalde de Morón de la Frontera, Juan Manuel Rodríguez, ha anunciado recientemente la subida de las tarifas del suministro de agua «unos 2 euros trimestrales por consumo medio» después de que la empresa pública Areciar (Ciclo Especial del Agua de Retortillo) prestara servicio el pasado 1 de diciembre. Agencia Marco), apoyándose en el Consorcio de Abastecimiento y Saneamiento de Agua del Plan Écija, tras 34 años prestado por una concesionaria privada, Aqualia.

En su momento, la concesionaria manifestó su voluntad de continuar prestando el servicio, dando a entender que tenía derecho a hacerlo en base a una prórroga tácita no comunicada por el Ayuntamiento en plazo. Este conflicto entró en un proceso judicial, aún sin resolver, que podría demorar más de un año, pero el Ayuntamiento, sin esperar sentencia, donó el servicio de abastecimiento de agua potable a Areciar.



A poco más de cuatro meses de este cambio, comienzan a aparecer los derivados de la nueva gestión pública. En primer lugar, la subida de tipos. El alcalde se enorgullece de haber estado negociando un aumento gradual durante 3 años. El primer año será a razón de unos 2,11-2,20 euros trimestrales «por consumo medio», sin precisar a cuánto ascenderá en años sucesivos.

Si tomamos como consumo promedio 10 metros cúbicos de agua al mes, eso es más o menos lo que tendría que pagar una casa de 3 personas, el aumento significa pagar un 6,2% más. Y después de 3 años de subida, si no suben las tarifas actualmente vigentes en Areciar, el precio del agua subirá un 17,6%.

Las tarifas de agua de Areciar son las mismas para todos los municipios de la Confederación a los que atiende, que ahora son 15 e incluyen también a Morón. Así que no es de extrañar que el alcalde se enorgullezca públicamente de negociar un aumento escalonado en 3 años para que no se haga «de una sola vez». Lo que no se sabe es cómo estableció este trato especial el resto de municipios por los que opera Areciar y cuyos vecinos, que reciben el mismo servicio que Morón, pagan más que ellos.

Puede ser tema de discusión en la próxima Junta Directiva de Areciar, en la que el alcalde de Morón ocupa ahora su escaño como un miembro más y recibe la compensación económica correspondiente cada vez que se integra esta empresa, lo que se hace. sesión ordinaria por lo menos once veces al año, según lo establecido en sus estatutos.

A esto se puede estar refiriendo el portavoz de la Asamblea Alternativa Moronera (AMA Morón), Isidoro Albarreal, cuando calificó la semana pasada a la empresa pública como un «chiringuito donde se derrocha mucho dinero». Esta formación política votó en contra de que Areciar vaya adelante a dar el servicio de abastecimiento de agua a domicilio, pues ya habían hecho un ejercicio de comparación de tarifas y vieron que eran más caras, que ya esperaban “el Rush” -como lo calificaron-. .

Albarreal, que ha manifestado que al AMA Morón no le gusta «el descontrol de las cuentas de Areciar», se ha manifestado a favor de las próximas posibles inversiones de la empresa pública en nuevas infraestructuras que mejoren la calidad del servicio. el suministro tomado.

Sin embargo, esto contradice el anuncio de la construcción de una nueva planta de tratamiento en Areciar en Las Caleras de la Sierra, ya que se trata de una infraestructura de tratamiento de aguas residuales y no de suministro de agua potable, lo que estaría en línea con las inversiones del contrato.

El alcalde ha confirmado que esta obra es prioritaria y se realizará con parte de los 3,6 millones de euros que tiene que invertir Areciar en la vivienda para cambiar el suministro, dado que esta depuradora tiene una «demanda histórica».

Pero llegados a este punto es necesario recordar que el Consorcio Plan Écija gestiona el servicio de depuración de aguas residuales en Morón desde 2016, por lo que el ente autonómico debería haber atendido esta demanda con la subida de tarifas ya hecha propia. luego, cuando la gestión de la depuradora pasó a manos de Areciar: 4,16 euros al trimestre para todos los hogares independientemente de su consumo.

A la luz de los antecedentes, habrá que estar atentos a los próximos recibos de agua de Morón, los primeros que emite Areciar, para verificar el aumento real de la tarifa. Recibos aún no recibidos por los vecinos desde el inicio de la gestión de la empresa pública. Esperamos que el aumento anunciado por el alcalde no se sume a la acumulación de consumo por la demora en la emisión de facturas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.