«Es frustrante que ahora estemos abrumados después de casi dos años de darlo todo en las peores circunstancias». El orador es una enfermera de 25 años que el año pasado se dedicó a la atención al paciente de Covid en la planta y en la UCI. Hospital Virgen del Rocío y Hospital Militar, junto con un breve pasaje por Atención Primaria, y hoy está desempleado. La joven, que prefiere permanecer en el anonimato por miedo a conseguir un empleo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), describe de forma tajante su horizonte laboral en declaraciones para este diario.

Es una de las personas afectadas por el despido por la Junta de Andalucía del personal sanitario reforzado de Covid. Desde este mes, la Junta de Andalucía 8.000 de esos profesionales SAS en la calle reforzado y permitió a toda la plantilla recuperar los niveles de ocupación antes de la crisis económica de 2008. Desde el inicio de la pandemia, se han firmado 20.000 contratos reforzados en toda la comunidad, de los cuales 12.000 han sido renovados al vencimiento. Figuras que recuperan la salud en una situación compleja.



«Estar citado nos quedamos como ya no hay pandemiaPero incluso si lo hace, la carga de trabajo sigue siendo la misma. La sala de emergencias todavía está llena de gente, por lo que todavía queda mucho trabajo por hacer, pero ahora se hará con menos personal. Esto solo hace que los profesionales se cansen antes y se estresen más porque solo se requiere el trabajo de tres personas ”, niega el entrevistado.

Cuando ingresa por las puertas de un hospital, la vida de enfermeras, asistentes, médicos, asistentes y demás personal de salud es completamente atendida por el paciente y, en tiempos de pandemia, se incrementa la carga psicológica. La joven enfermera niega el trabajo «estresante» realizado sobre el personal de salud. «En la UCI que usaste para el 12 horas con TCP, con lo que eso significa físicamente. Pero el agotamiento emocional también es brutal. A las 12 del mediodía estábamos con el paciente, pendiente de seguimiento, medicación, limpieza … era vigilancia personal. Cada enfermera tenía dos pacientes y siempre había que estar pendiente de que no empeorara, con las constantes, con medicación muy suave, estando en contacto con los médicos para el trabajo de seguimiento … Fue muy difícil«, enfatiza.

Cuando se le pregunta si ve la luz al final del túnel después de su despido, la enfermera dice, «como muchos colegas», que tiene el teléfono en la mano. «Estoy esperando una llamada», pero sabe que su perspectiva laboral debe buscar otros caminos. «Todo lo que quiero hacer es seguir trabajando. Quiero estar ahí porque todavía hay trabajo, pero ahora no me dan la oportunidad. Te sientes muy empoderado para pensar, bueno, yo estuve ahí son los meses más complicados y ahora ya no lo necesitas Este mes lo tomé más tranquilo, pero mis opciones son probarlo privado y yo también he pensado Salir afuera. Para mí está claro «, dice.

Para revertir esta situación, existen organizaciones sindicales dirigente Casi todos los días aseguran que la Junta de Andalucía emplea al personal que se reforzó y necesitaba, sobre todo ahora que llega la vacunación antigripal o la tercera dosis del suero contra el corovirus.

Debajo de este mismo panorama, Blanca, un seudónimo, también se ve hoy sin trabajo por temor a «denuncias» en la SAS. La enfermera de 30 años fue contratada el pasado mes de julio como dispositivo de apoyo en Atención Primaria. En el centro de salud de La Algaba, donde le cedieron los tres primeros meses de su contrato, siete se declararon en huelga el 31 de octubre. En San Juan de Aznalfarache, donde la joven terminó su vínculo con el SAS, fueron ocho. Blanca dice que la llamada de SAS para contratar la recibió nada más regresar a Sevilla después de trabajar unos años en Valladolid. La pandemia le ha funcionado aquí, se mantiene, pero cuando pasa lo peor, el diferencias «obvias» entre las dos provincias. «Después de vivir allí y conocer el sistema de salud pública que tienen, obviamente son mucho mejores que aquí. Estaba por venir y me llamaron desde tres lugares diferentes. Cubren todo lo que hay. Y los profesionales públicos están sin trabajo por más de una semana «, dice.

La enfermera no encuentra explicación a las circunstancias que llevaron a la Junta a decidir no renovar los contratos de refuerzo de Covid en su momento, confirma, en el que salud pública «todavía bajo asedio». «No paré hasta el último día. Todas las horas fueron de mucho trabajo y había mucho por hacer, junto con todo lo que había detrás. En la pandemia, los pacientes crónicos quedan fuera, lamentablemente, y ahora es el momento de Empezar a recuperar todo lo que se ha hecho, pero creo que será muy complicado para el equipo que se quedará allí ”, dice.

Esta situación, lamentablemente desde hace mucho tiempo, acaba pasando factura a los trabajadores a nivel psicológico. «Teníamos muchos nervios. Lo pasamos muy mal porque, como todos los demás, también estábamos asustados cuando no se sabía nada sobre este virus y nos llamaron a la primera línea y estábamos allí y ahora terminamos nuestro contrato y nos dejan en la calle sin opciones. Estoy muy desilusionada y sin miedo a volver, la verdad ”, dice Lucía, también seudónimo, que recibe la llamada de este diario mientras estudia para prepararse para los siguientes exámenes después de estar desempleada el 30 de octubre.

“Vine a Sevilla a trabajar durante la pandemia cuando tenía un contrato indefinido en Gibraltar. Me persuadieron de que me dijera que era mi momento. De esa forma pude meter la mano en el y me hizo darme cuenta de que, aunque fuera por temporario contratos, tendría algo de estabilidad ”, dice la enfermera de 28 años, quien firmó un contrato de seis meses primero como refuerzo de Covid, y luego otros cinco como dispositivo de apoyo en Atención Primaria. No se lo pensó a pesar de la distancia ya que la joven vive en Vejer de la Frontera y desde allí viajaba a diario a Sevilla mientras dure su contrato. Así que llegó al Hospital de Valme, en noviembre de 2020, durante la segunda oleada, sabiendo que estaba destinada a contraer un virus que tanto temía, pero que, por su propio bien. Oportunidad de empleo «única».

Un relato de su experiencia profesional en los últimos meses ayuda a comprender el estado de esta base imprescindible ubicada en primera línea: el personal de salud. Cada uno de los sucesivos ataques –y ya son cinco– confirma que no hubo, o hay, héroes, sino trabajadores de carne y hueso cuyas vidas han dado un vuelco que nunca olvidarán, por aquellos por quienes lucharon y especialmente para los que estaban en sus últimos momentos. «En el hospital no podía hacer frente. Viste cómo, especialmente al principio, el trabajo no fue suficiente. Éramos dos equipos de enfermeras con los asistentes, pero esos equipos estaban divididos entre sucio y limpio (términos usados ​​para el área enferma de Covid y no Covid) y nos dividimos entre las plantas dedicadas al virus. Pero no fue posible. Entrabas en una habitación y eran al menos 15 minutos porque los pacientes estaban solos y teníamos que hacer de todo, los controles de oxígeno, la medicación, el baño … Algunos pacientes eran muy mayores y se deshidrataban y se quitaban las mascarillas. y era muy estresante ir de un lugar a otro para no quedarse sin ellos. Mucha gente ha muerto de saciedad en el suelo porque no llegamos ”, dice.

La pandemia no los hizo insuperables, pero destacó la vulnerabilidad de su trabajo. tales condiciones adversas. «Eran los EPIS y si necesitábamos personal en la planta sucia y si no había más, no podían llegar refuerzos por falta de protección. Las mascarillas nos dejaron cambiar las quirúrgicas, la FFP2 era una en contra del traslado», sostuvo. .

Por eso, y durante la pandemia, los medios de comunicación se hacen eco del cansancio del sector salud, la caída de los pacientes que empujan los recursos disponibles a la frontera y cientos de imágenes de profesionales agotados. «Nos pidieron que lo intentáramos, lo hicimos, y la recompensa es cero. Estamos cabreados porque estábamos en el fondo del cañón y ahora parecemos inútiles. Dejamos nuestros trabajos y nuestros compañeros se quedaron atrás. Porque salud pública los servicios continúan saturado. Las citas en Atención Primaria continúan con un retraso de 15 a 16 días y este trabajo no implica la baja de personal ”, critica Lucía.

Sin embargo, sus esfuerzos durante los últimos meses no parecen haber sido suficientes para permitirle obtener un contrato en SAS. “Me entristece pensar en cómo nos han tratado como héroes y nos han hecho sentir figuras clave en esta batalla y en cuanto la incidencia comienza a caer, nos quedamos y la mayoría lo vemos. Juntos en la calle «, dice Blanca.

Lucía sigue igualmente las declaraciones de su partido. «Dejé mi trabajo para estar en la primera línea de Covid y ahora me encuentro en la calle. Esto me hace usarlo un poco», dice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *