05/03/2010 10:38:37

Una operación conjunta entre la Policía Nacional y la Policía portuguesa ha permitido desarticular una red de explotación sexual de mujeres en clubes de alterne de la provincia de Salamanca con la detención de nueve personas en España y otra más en Portugal, que imponían una deuda de 8.000 euros a las víctimas.Según informó la Policía, la denuncia de tres mujeres que fueron desplazadas desde Brasil por los miembros de la organización propició el inicio de las investigaciones.En ese momento, los agentes españoles averiguaron que los responsables del grupo desarrollaban también parte de sus actividades en Portugal, por lo que contactaron con las autoridades lusas a través de los mecanismos de cooperación policial internacional.La rama española de la red se encontraba asentada en la localidad de Fuentes de Oñoro (Salamanca), donde contaba con dos clubes para la explotación sexual. Además, el grupo tenía numerosos contactos en Brasil y Rumanía que facilitaban la captación de las víctimas, en su mayoría procedentes del país sudamericano y del este de Europa.CONDICIONES DE HACINAMIENTOLas mujeres eran dirigidas a los clubes a su llegada a España y se les retiraba la bolsa de viaje con dinero en efectivo y una reserva hotelera que portaban para inmediatamente informarles de los supuestos gastos originados por su traslado a España.La deuda «desmedida y abusiva» ascendía a 8.000 euros y se incrementaba cada día por una cantidad fija en concepto de comida y alojamiento. Sin embargo, las mujeres convivían en condiciones de hacinamiento, encontrándose cuatro personas por habitación y con escasas medidas de higiene. Además, eran coaccionadas, amenazadas e incluso agredidas por los integrantes de la red.Tras seis meses de investigaciones, los agentes dispusieron un dispositivo junto a la Policía lusa que culminó con la detención de 10 personas, una de ellas en Portugal, y el registro del domicilio del principal implicado y los clubes en Fuentes de Oñoro, donde se intervinieron un arma simulada con cuatro bombonas de gas comprimido, una defensa eléctrica, cuatro sprays antiagresión, una llave de pugilato (puño americano), seis cartuchos del calibre 22, 1.500 euros, cuadrantes de control de pases y consumiciones de los clientes, justificantes de ingresos bancarios, billetes de avión, reservas de hotel y otra documentación.La investigación ha sido desarrollada por agentes de la UCRIF de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, la UCRIF de Valencia, la BPED de Salamanca, la Agencia Tributaria, la Policía Judiciaria y el SEF (Servicio de Extranjeros y Fronteras portugués).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.