Saltar al contenido
Portada » Noticias » Estudian la eficacia de las áreas protegidas en la conservación de la biodiversidad global

Estudian la eficacia de las áreas protegidas en la conservación de la biodiversidad global

La Universidad de Málaga coincide con la conmemoración del ‘Día Mundial del Medio Ambiente’, que se celebró ayer, 5 de junio

Los espacios protegidos (AP) son una herramienta fundamental para la conservación de la biodiversidad, pero los estudios sobre su eficacia requieren una mayor atención, tal y como se menciona en el monográfico publicado por investigadores de la Universidad de Málaga y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).’Efectividad de las Áreas Protegidas en la Conservación de la Biodiversidad. La publicación presenta los resultados de una revisión sistemática de la literatura científica sobre la efectividad ecológica de las AP publicada entre 2010 y 2019.

Esta publicación ha sido posible recientemente gracias a la sinergia entre los expertos David Rodríguez, del Centro Temático Europeo de la Universidad de Málaga (ETC-UMA) y Javier Martínez, del Instituto de Economía, Geografía y Demografía del CSIC. “Los estudios intensivos sobre la efectividad de las áreas protegidas son todavía numéricamente escasos, y esto se acepta en muchos casos, sin evidencia que lo confirme”, dice el investigador de la UMA David Rodríguez.

La muestra inicial incluyó un total de 411 estudios que, tras un detallado proceso de cribado temático, se redujeron a centrarse en los 76 artículos analizados, y se evaluaron 1.221.798 áreas protegidas, en un total de 36 países. Según los autores de este artículo, solo los estudios con diseños de investigación altamente confiables, conocidos BACIconsidera el estado de la biodiversidad antes y después de los impactos (en este caso, la declaratoria de áreas protegidas), tanto áreas protegidas como no protegidas.

Clasificación de las eficiencias de la EPA

Leer también:  24-195 - Universidad de Málaga

Tras revisar estos artículos, el estudio muestra la efectividad del 51,32 % de las áreas protegidas en la conservación de la biodiversidad, frente al 26,32 % donde no se encontraron diferencias con respecto a las áreas no protegidas, o donde se obtuvieron resultados más o incluso peores que en estas áreas. Sin embargo, el estudio es más fiable (es decir, si hay diseños BACI en general), los resultados son menos positivos: 45,45 por ciento de eficiencia en comparación con 36,36 por ciento de ineficiencia agregada, incluidos todos los tipos de áreas protegidas en todos los tipos de entornos.

Además, las áreas terrestres protegidas han mostrado peores resultados de eficiencia que las costeras o marítimas, mientras que aquellas con mayores requisitos legales (parque nacional o similar) han mostrado mejores resultados que las áreas polivalentes (por ejemplo, un parque natural o zona Natura 2000 ). . Por continentes, Oceanía y Europa mostraron los mejores resultados, justo enfrente de Asia, que tiene los peores resultados.

Presión sobre la biodiversidad y casos de éxito

“Las principales presiones sobre la biodiversidad en las áreas protegidas fueron los estudios, en particular, de la deforestación y cambio de uso de suelo en las áreas protegidas y, en el caso de las áreas marinas protegidas, las actividades relacionadas con la pesca”, explica el investigador David Rodríguez.

Además, la publicación identificó tres factores cruciales que contribuyen a la efectividad de las siguientes áreas: su manejo, protección legal y políticas de conservación; Por otro lado, resume una serie de estudios de casos exitosos ubicados en México, Francia, Brasil y Tanzania, así como estudios de casos de baja eficiencia en Filipinas, China, España y Camerún.

Leer también:  Qué hacer en Málaga el domingo 10 de julio

Tras esta revisión en profundidad, el investigador de la UMA sugiere que las AP ayudan a reducir la pérdida de biodiversidad, pero no pueden, de forma aislada, prevenir las crisis características de la crisis de extinción antropogénica debido a la gravedad y magnitud de la presión sobre el medio humano.

En este sentido, el estudio concluye que no solo es necesario ampliar el área protegida global, también es necesario gestionar de manera efectiva las AP existentes y restaurar ecosistemas y especies clave, para que no solo aumente la cantidad, sino también la calidad. de hábitats disponibles; y sobre todo, como afirma Rodríguez, reducir la actual presión sobre la biodiversidad reduciendo significativamente la población humana y el consumo, que son los causantes de todas las presiones del medio ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *