Saltar al contenido
Portada » Noticias » Córdoba: una isla formada por tobas y lodos en medio del río Guadalquivir | Clima y Medio Ambiente

Córdoba: una isla formada por tobas y lodos en medio del río Guadalquivir | Clima y Medio Ambiente

En el corazón natural de Córdoba, al paso del Guadalquivir por la ciudad andaluza, ha surgido una pequeña isla de suciedad con miles de toallas mojadas y barro, que ilustra el incivismo de los ciudadanos y su constante impacto en el medio ambiente. Las recientes lluvias y el caudal de los ríos han dejado al descubierto la vergüenza de una ciudad que tiene el mismo problema extendido por todo el país, atascando los sistemas de alcantarillado y contaminando la naturaleza a través de los retretes.

Alrededor de 50 metros cúbicos de telas y lodos en una zona declarada Patrimonio de la Humanidad, como es el entorno de la mezquita y el monumento natural de los Sotos de la Albolafia». Así define José Larios, presidente de la Fundación Transición Verde, el islote que denunció el lunes en sus redes sociales. Este ecologista pasea cada día por las orillas del río Guadalquivir en Córdoba y desde hace años contempla la lacra de las bayetas que inundan todo el cauce urbano del río. «Sólo que ahora es más llamativo desde que limpiaron dos ojos del puente Romano y alguien tuvo la maravillosa idea de crear una isla donde no la había», añade, criticando la gestión de este enclave natural protegido pero permanentemente ensuciado. Desde Puente Romano puedes ver la pequeña montaña de inmundicia rodeada de patos y vegetación muerta.

Avetoro con los restos de una toalla mojada en el pico. JOSÉ LARIOS

Sólo en Córdoba, el ayuntamiento gasta un millón de euros al año y retira 10.000 kilos de toallitas, según fuentes municipales. De momento, la isla de telas y sedimentos permanecerá durante días o semanas junto a la Torre de la Calahorra a la espera de que el nivel del río, que ha subido con las últimas lluvias, baje, impidiendo la limpieza, que llevarán a cabo la Junta y el Ayuntamiento de Córdoba. Mientras tanto, aves como el avetoro consumen los restos del producto higiénico confundido con alimento para esta garza en la zona del río entre el Puente Romano y el puente de San Rafael.

Leer también:  Miércoles Santo en toda su aristocracia en Córdoba tras dos años como barón

Tras años de creciente expansión por las alcantarillas, la lacra de las toallitas húmedas sufrirá un previsible retroceso esta primavera, cuando el gobierno publique el real decreto que ampliará la responsabilidad de las empresas por este producto, según fuentes de Transición Ecológica. En otras palabras, el ministerio aclarará cómo pagarán los fabricantes la limpieza de las infraestructuras de alcantarillado y depuración, que Aeopas (Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento de Agua y Saneamiento) calcula que costará entre 600.000 y 1.100 millones de euros al año. La obligación ya se había incluido en la Ley de Residuos y Suelos Contaminados aprobada hace 10 meses, pero se estaba a la espera del desarrollo reglamentario necesario para saber quién pagará la multa.

Aeopas lleva tiempo pidiendo que se prohíban las toallitas húmedas o las advertencias con letras gigantes en el envase para evitar que acaben en el retrete, pero en su defecto la maniobra económica prevista podría sacudir al sector y provocar su reacción. Estamos consiguiendo reducir el consumo muy lentamente y no de forma sustancial, necesitamos campañas en las maternidades, las escuelas y los centros de trabajo. No se trata de una elección de cultura frente a economía, sino de responsabilidad en el consumo», resume su director, Luis Babiano. La ley de residuos es una medida importante que aliviará el problema, pero debe complementarse con campañas de sensibilización sobre el problema», añade.

La información es la primera herramienta contra el cambio climático. Inscríbete.

Inscríbete

El río Guadalquivir a su paso por la ciudad de Córdoba, este jueves.
El río Guadalquivir a su paso por la ciudad de Córdoba el jueves.
PACO PUENTES

Es un monstruo

En Córdoba, cuando llueve mucho, las aguas residuales se mezclan con las pluviales y este cóctel que arrastran las toallitas acaba en los colectores que vierten al Guadalquivir. Rafael Carlos Serrano, director de la empresa municipal de aguas Emacsa, criticó el jueves: «No podemos seguir permitiendo el daño que causan las toallitas, debemos seguir luchando para concienciar a la población. Es un problema que existe desde hace años en todas las ciudades y causa muchos problemas medioambientales, es una lacra, un monstruo». Al mismo tiempo, el delegado del Gobierno andaluz en Córdoba, Adolfo Molina, declaró el jueves: «Todos sabemos que no debemos tirar las toallitas por el retrete, es un gesto tan sencillo como arrojarlas a la papelera».

Detrás del problema de las toallitas, agravado durante la pandemia por el confinamiento, se esconde la falta de concienciación pública y la necesidad de campañas y de educación cívica. España mantiene una tasa de reciclaje muy baja, que en 2020 fue sólo del 36%, según datos de Eurostat. Europa ha fijado un objetivo del 60% para todos los países en 2030, una galaxia para la velocidad interna.

En medio del confinamiento, la venta de toallitas húmedas ha aumentado un 50% en España, según datos de Greenpeace, y la eliminación y depuración han hecho que el problema sea más evidente que nunca. El consumo está más extendido entre la población urbana y suele asociarse a los niños y al turismo. «Las toallitas y otros elementos de plástico se desintegran en micropartículas que acaban directamente en nuestras vías fluviales, ríos y mares, donde las fibras pueden tardar más de 100 años en degradarse en fragmentos aún más pequeños», critica Greenpeace, que calcula que 700 especies marinas se ven afectadas por la contaminación plástica.

Pequeña isla hecha de toallitas y otros materiales el jueves en Córdoba.
Pequeña isla hecha de toallitas y otros materiales este jueves en Córdoba.PACO PUENTES

Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twittero inscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal

Regístrate para seguir leyendo

Lee sin límites

Periodista de Écija en Diario Écija | Otras publicaciones

Antonio Gómez es un conocido periodista en España. Nació en Écija, Andalucía, el 3 de diciembre de 1963.

Tras estudiar periodismo en la Universidad de Sevilla, comenzó su carrera trabajando para diferentes periódicos de Andalucía. En 1988, entró en la plantilla de El País, uno de los diarios más importantes. Ha sido corresponsal en Madrid y Bruselas, y actualmente trabaja para DiarioÉcija.com.

Gómez ha ganado varios premios por su trabajo, incluido el Premio Nacional de Periodismo en 2001. En 2006, fue nombrado Periodista del Año por la Asociación de la Prensa Española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *